Cavilaciones sobre don Quijote

Reflexiones, desde el punto de vista de un historiador de la comunicación, sobre el mundo del Quijote y Cervantes.

Thursday, January 06, 2005

Duelos y quebrantos

El lío comienza con la dieta de don Quijote, que Cervantes nos explica nada más empezar el libro:
“Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lantejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda”.
“Vaca y carnero, olla de caballero” decía el refranero. Cervantes matiza que en la mesa de don Quijote había más vaca que carnero, probablemente porque en la época era más barata. Los palominos (casa señorial debe tener palomar) eran también constitutivos de casta.
¿Y los duelos y quebrantos?
Sobre la dieta de don Quijote http://www.mundorecetas.com/eltema/91.htm
Y, dentro de ella, sobre Duelos y quebrantos, el artículo del escritor Juan Goytisolo:
http://www.cnice.mecd.es/tematicas/juangoytisolo/1998_08/1998_08_duelos.html
Nos dice Goytisolo que “comenta Francisco Rico: "Los duelos y quebrantos eran un plato que no rompía la abstinencia de carnes selectas que en el reino de Castilla se observaba los sábados, podría tratarse de "huevos con tocino". Desde la edición del Quijote de Rodríguez Marín de 1928, sabíamos en efecto que Cervantes aludía a "huevos con torreznos". En Cervantes y Los casticismos españoles (Madrid, 1966), Américo Castro con muy fino olfato, observaba: "Lo que no se sabía era el motivo de tan extraña expresión, que no describe lo que ese plato sea, sino que expresa la desestima que tenía por él quien tuvo la ocurrencia de llamarlo así" para concluir unas líneas después que "desde el punto de vista cristiano nuevo, comer tocino era motivo de "duelos y quebrantos". Mas si nuestro historiador no andaba errado, el origen de la transferencia semántica permanecía envuelto en la bruma.
Y Goytisolo nos aclara la línea fronteriza que señalan los duelos y quebrantos recorriendo al cancionero donde queda explicado aparentemente de una forma sibilina la relación de los conversos con el plato.
“En una reciente cala en el Cancionero de obras provocantes a risa, topé – nos dice Goytisolo - con las deliciosas coplas del judeo-converso Antón de Montoro, más conocido por su apodo el Ropero (1404-1480)—un bardo muy popular en su tiempo, célebre par sus polémicas con otros poetas conversos—, que reproduzco a continuación: Sola del Ropero al corregidor de Córdova, porque no falló en la carnecería sino tocino, y ovo de mercar de él: "Uno de Los verdaderos / del señor rey fuerte muro / han dada en los carniceros / causa de me hazer perjuro: / no hallando por mis duelos /con qué mi hambre matar, / hanme hecho quebrantar/ la jura de mis abuelos".
Pero, el profesor Francisco Rico no se decide finalmente (por lo menos, a la altura de la edición para el centenario 2005) sobre este asunto.
Y como dice Santiago Maspoch, “si Pacorrico (sic) no lo sabe es que no lo sabe nadie”. http://lists.albura.net/efe.es/apuntes-kpn/2001-03/0382.html
«Los duelos y quebrantos eran un plato que no rompía las abstinencia de carnes selectas que en el reino de Castilla se observaba los sábados; podría tratarse de huevos con tocino.» b) otra nota de Pacorrico a la que remite desde la antedicha edición y referida a su edición del Lazarillo en Cátedra: al comentar el pasaje «los sábados cómense en esta tierra cabezas de carnero» (II) dice: en Castilla ese día era costumbre comer «cabezas o pescuezos de los animales o aves, las asaduras, las tripas y pies y el gordo del tocino, excepto los perniles y jamones» [...] Quizá eran esos los «duelos y quebrantos» que don Quijote comía los sábados. Total, que si Pacorrico para explicarlo se expresa con podría tratarse o quizá, el resultado es que no lo sabe.
El artículo completo del profesor Maspoch en
http://www.h-net.msu.edu/~cervantes/csa/artics95/maspoch.pdf
Pero, ¿cuál es el problema?
Los huevos son un plato de duelo judío – se servían y se han continuado sirviendo en los entierros -. El tocino ‘quebrantaba’ la ley, Aclaración técnica muy adecuada a la trasgresión por incumplimiento de la imposición dietética.
Así que ‘duelos y quebrantos’, huevos judíos y chorizo cristiano, bailan adecuadamente.


0 Comments:

Post a Comment

<< Home