Cavilaciones sobre don Quijote

Reflexiones, desde el punto de vista de un historiador de la comunicación, sobre el mundo del Quijote y Cervantes.

Saturday, January 08, 2005

Decadencia, ¿qué decadencia? Crisis, ¡Qué crisis!

El problema eterno de la eterna decadencia española coarta la mayoría de las reflexiones tanto sobre la figura de don Quijote como sobre la España de Cervantes.
La mitad de los autores que reflexionan sobre la decadencia e independientemente de los magníficos o nulos datos que aporten, parecen sufrir un particular dolor de tripas – él me duele España de un famoso autor –
Trataremos la decadencia para ver que no existía en absoluto y estudiaremos la crisis para ver que Cervantes se encontraba en una sociedad en crisis – como casi todas las sociedades.
Pero, en este caso, una gran crisis porque era la de una estructura imperial que se tambaleaba por grande y por mal gestionada.
Lo que hay que quitarse de la cabeza es que este invento reciente y frágil – esa especie de monstruo que asustaba a la Europa del momento – fuera una esencia eterna cuando no tenía ni cien años en la época de Cervantes.
El imperio español fue un invento joven, dinámico y efímero, fruto de la casualidad conjuntada de una serie de cópulas dinásticas por toda Europa y un descubrimiento atlántico.
En el momento en que Cervantes lo contemplaba – ya discutiremos sobre si se lo creía – estaba en el final de una crisis de crecimiento que explotaría en 1635. Todavía no, no nos adelantemos a los acontecimientos.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home